Facebook. O que pode e o que não pode

Facebook, (dudoso) estandarte de la moral
En la España franquista existía un órgano represor por el que pasaba todo lo publicable fueran películas, libros o revistas. Cualquier tema era susceptible de ser recortado por las manos de la moral, pero si había algo que la censura no podía soportar era la imagen de un pezón. Insinuar sí, pero nunca mostrar, y menos si ello –más allá del supuesto exhibicionismo– llevaba implícito un mensaje transgresor, reivindicativo o en el peor de los casos, feminista.
El 30 de agosto –de 2013– la página feminista, “No quiero tu piropo, quiero tu respeto” de Ciudad Juárez, México, fue suspendida por Facebook después de ser censurada diariamente en las dos últimas semanas por su “contenido inapropiado”. El último detonante: dos ilustraciones sobre la masturbación femenina.
Desde su fundación en 2012, el colectivo feminista mexicano ha tenido como objetivo crear conciencia sobre el acoso sexual callejero que reciben las mujeres. “Hemos logrado dimensionar que el problema que atacábamos no estaba presente sólo en nuestra ciudad y que miles de mujeres en todo el mundo eran acosadas diariamente en las calles, escuelas, comunidades y trabajo”, afirma una de sus administradoras. Esto les ha valido convertirse en uno de los grupos feministas más influyente de América Latina. “Sin embargo, al mismo tiempo que crecemos, los ataques hacia las integrantes del colectivo y la censura hacia nuestro trabajo se han hecho más recurrentes y directos”.

De nuevo el ‘pezón transgresor’. Las imágenes que más perturban la moral facebookiana, aparte de los innombrables, son las de sangre menstrual o la sexualidad explícita y por cuenta propia, de las mujeres.

“No creemos que ninguna de nuestras publicaciones tenga contenido de carácter sexual o pornográfico, violento o repulsivo, ni que busquemos dañar la sensibilidad de nadie”, asevera Ixchel. “Nosotras publicamos contenido detonador de reflexiones y discusiones. ¿Se indignan y asquean ante la menstruación y no ante la violencia hacia las mujeres? ¿Cómo siguen abiertas páginas de pornografía infantil, que denunciamos, y a Facebook no le parece ofensivo ni inapropiado?”.

Proyecto cuarto trimestre: el verdadero cuerpo de las mujeres tras dar a luz
Como fotógrafa especializada en estética pin-upboudoir, Ashlee Wells Jackson está acostumbrada a tomar fotos íntimas de sus modelos. En “4th Trimester Bodies Project” ha querido reivindicar el cuerpo de la mujer a partir de la experiencia de la maternidad. Una serie con la que quiere ayudar a fomentar una visión alejada de los físicos imposibles de revistas y la reivindicación de la belleza de la mujer sin retoques.

© Ashlee Wells Jackson

Jackson también ha experimentado “censura” en redes sociales, en Facebook y en Instagram, con un reciente bloqueo de la cuenta de 30 días en Facebook y la desactivación de su cuenta personal en Instagram por compartir imágenes de esta serie. Esto ha llevado a Jackson a lanzar una petición en Change.org para reclamar que se puedan colgar fotos de lactancia en todas partes. Contactados por The Huffington Post, un portavoz de Facebook remitió al apartado de la web en Help Center FAQs, en el que afirman que no están prohibidas las imágenes de lactancia. Suelen ser imágenes que denunciadas por otros usuarios son eliminadas de Facebook por contener desnudez.

Josefina disse que não gosta desse povo do Facebook dudoso estandarte de la moral. E mais não disse, como sói acontecer.

Leave a Reply